Orbiting: uma nova forma de assédio nas redes sociais

Se alguém terminou uma relação amorosa contigo e agora aparece nas redes sociais como uma espécie de “fantasma”, que não estabelece uma comunicação mas quer, simples e unicamente, se manter presente em sua mente…

AFP

Qué es el orbiting, la nueva forma de acoso en redes sociales

Tras un noviazgo que duró aproximadamente dos años, José decidió finalizar su relación con Laura. Ella, triste, aceptó la decisión e intentó superar el luto. Sin embargo, algo extraño comenzó a suceder algunos meses más tarde: él le daba “likes” a las publicaciones que ella posteaba en Instagram y hacía lo mismo en Facebook y Twitter. Desconcertada, pensando que José quería retomar la relación, le envío varios WhatsApp y también intentó llamarlo por teléfono. Pero todo fue en vano, porque él jamás respondió. Así fue como Laura, aturdida, no supo bien cómo manejar esta situación y sintió una sensación muy extraña: la imagen de José, que había comenzado a desaparecer en su mente, volvió a rondarle.

Si alguien puso fin a una relación amorosa contigo y ahora aparece en tus cuentas de redes sociales colocando comentarios o regalándote “likes”, entonces estás siendo víctima del “orbiting”, un fenómeno que significa, en pocas palabras que, aunque el “orbitador” decidió concluir una relación, ahora aparece de forma inesperada en el universo online de la persona que abandonó tiempo atrás. Lo hace como una especie de “fantasma”, ya que no lo hace para entablar una comunicación sino simplemente para recordar su presencia.

Acuñado por primera vez por la web de moda Man Repeller, el orbiting tiene otra característica: el orbitador ignora los llamados telefónicos, mensajes de WhatsApp o cualquier intento de contacto que proviene de su expareja, pero luego se le aparece en sus redes sociales.

Razones para orbitar

Hay varios motivos que podrían llevar a que alguien cometa esta acción: porque tiene el deseo de retomar la relación y está buscando la manera de iniciar la comunicación; para mantener “la puerta abierta” en caso de querer retomar la relación, o simplemente porque desea quedar presente en la mente de su expareja.

Según el psicólogo Gustavo Farray, psicoterapeuta sistémico y especialista en familias y parejas, “este tipo de conducta relacionadas con el orbiting podría estar relacionada con mecanismos de control de personalidades narcisistas, psicopáticas o de corte obsesivo”.

Además, el profesional detalló que, con estas acciones, el orbitador podría tener la intención de influir sobre el comportamiento de la expareja y sobre su entorno social, incluyendo a amigos y posibles nuevos vínculos.

El psicólogo advirtió: “Generalmente, este accionar forma parte de una conducta abusiva o de acoso más amplia”.

AFP

Cómo evitar el dolor

Cualquiera que sea la razón por la cual uno es víctima de orbiting, lo cierto es que esta situación puede ser desestabilizadora. En líneas generales, Farray sostuvo que puede causar confusión e ira. Además, ¿a quién no le dolería que las parejas que nos han rechazado aparezcan activamente para interactuar en nuestras redes sociales como si nada hubiese sucedido?

Cuando el orbitador ya no tiene ningún peso emocional en nuestra vida es posible dejarlo orbitar hasta que se aburra, pero en muchos casos la situación no es tan sencilla y cada vez que leemos su nombre viene a nosotros una catarata de sentimientos y recuerdos que pueden llegar a molestarnos. Por eso, Farray aconseja cortar la relación en las redes sociales: insta a bloquear al orbitador para que no pueda seguir molestando. Porque después de todo, si alguien decidió dar por finalizada una relación sentimental, ahora no tiene derecho de permanecer en la órbita de nadie.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *