A maçã, a desobediência, a inveja, a angustia, o vazio, a vaidade, as drogas e a morte

O Poder e o dinheiro são drogas mais perigosas do que o álcool, o tabaco, a coca, a morfina e a maconha. Nada se compara com o que o poderoso Hitler fez ao assassinar milhares de pessoas.

 

Anestesia para la Vida

En la manzana y su mordisco encontramos lo propio del hombre: La Desobediencia. Cuestionar todo lo que se nos propone como un posible hacer, por lo demás, donde hay poder hay resistencia. Sabido es que el bípedo humano tiene un aparato de confrontaciones llamado cerebro. En aquel primer acto de simbolismo cristiano no sólo encontramos la desobediencia sino que ésta misma está imbestida de envidia, de imitación, se quiere tener el mismo poder o las mismas facultades de aquel otro que se presume como superior, queremos ser como el otro al que admiro, al que quiero imitar. Cuando no se logra emular o superar el objeto de deseo, entonces la envidia frustrada estalla en violencia. Acá el deseo inmediato es el de la imitación, pero existe el que se corresponde con devenires, con flujos de deseos, con torbellinos que simplemente van copando una existencia, una manera de existir, como Alicia en el País de las Maravillas en donde la imaginación crea mundos posibles por irreales que parezcan.

También compete a la existencia humana no sólo el querer imitar sino también la angustia, ese miedo hacia el vacío espiritual o de sentirnos que tenemos que darle cuerda al reloj de la vida, ha de recordarse que lo propio de lo humano es la consciencia del tiempo, de saberse finito, de saberse que sus pasos avanzan hacia su destino final qué es la muerte, por eso apuramos los pasos queriendo inmortalizarnos en alguna vanidad que puede ser el Poder… acumular poder para hacernos importantes y recordados por esos otros que rodean y celebran a su jefe, el poderoso que se inmortaliza sumando las servidumbres voluntarias de quienes precisan de los amos.

Otras drogas además del Poder, está el dinero y el trabajo mismo, éstas más peligrosas que otras que consideramos inofensivas comparadas con aquellas, las que habitualmente conocemos como drogas: alcohol, tabaco, coca, morfina, marihuana. Decimos inofensivas porque no se puede comparar una matanza de millones de personas del poderoso Hitler con una raponada de una pulsera que pueda hacer un insignificante marihuanero, como tampoco se puede comparar al ladronzuelo hambriento con el opulentto terrateniente que masacra campesinos para quedarse con sus tierras, o la de los grandes capitalistas que usurpan los recursos de la naturaleza y hacen morir de hambre a millones de miserables que nada tienen.

Éste preámbulo, está antesala para develar la fragilidad de la existencia humana que se soporta en la angustia existencial y en su manera de remediarlo, de darle solución mediante las drogas. Si tenemos dolor existencial se procura entonces de suministrar anestesia que alivie nuestra angustia, por ello la tesis serresiana de que somos seres drogos o toxicómanos, vivimos en medio del desespero aliviando el miedo a morirnos y a tratar de que el reloj no se detenga o no vaya demasiado rápido y nos arroje en la tumba de la nada o del olvido.

Otra gran proposición sería la manera como la humanidad misma ha dado soluciones a esta condición humana de la gran angustia, de seres temerosos porque se acaba el tiempo y porque la muerte nos espera sin importar qué atajos escojamos. Por ejemplo, remontando la mirada observamos grandes sistemas de organización social predominantes y publicitados. Quién no ha escuchado de sistemas esclavistas, hombres dueños de otros hombres de pies a cabeza, de toda su energía, los podían disponer como cargueros humanos o para lo que fueran, tomarlos o dejarlos, en plaza pública eran exhibidos, ofertados y entregados el mejor postor. Eso en el sistema social esclavista. Luego conocemos el feudalismo, los señores dueños de la tierra, los pequeños feudos, la explotación de la tierra y las manos campesinas que la araban. El otro gran sistema social es el más conocido y el que aún tenemos que basa la explotación no ya en la tierra, en los feudos, sino en el mundo fabril, en las urbes están las fábricas con sus ejércitos de obreros, no ya de campesinos, no, allí son humanos que no tienen tierra, su mayor riqueza son sus brazos para alquilarlos a la fábrica.

Esta gran caricatura para mostrar los encuadramientos, las maneras en que los hombres son encuadrados u organizados, todo entroncamiento a la perfección con lo que venimos sugiriendo: un hombre angustiado y con miedo necesita de un entretenimiento, de un algo con lo que pueda llenar su tiempo, con lo que pueda llenar su existencia, y el trabajo sí que ocupa la vida y la llena de esperanza, tal y como lo conocemos en estos sistemas de organización social: todo el tiempo se está preparando la vida. Naces y se te dispone una escuela para que te apropies de unas competencias para la vida, tienes que ser útil, el trabajo significa la existencia, recibirás un salario con el cual vas materializando sueños que la cultura tiene en alta estima: te casarás, contraerás matrimonio, tendrás hijos, te sentirás realizado, comprarás un carro, te endeudará en una casa, en la vivienda ideal que publicitan los grandes constructores de las familias sonrientes de la felicidad plena.

En el capitalismo será muy importante la propiedad privada, acumular, el progreso es sinónimo de mayor acumulación, no importa lo absurdo que sea, no importa si no alcanzas a gastarte tu fortuna en vida tal y como le sucede al 1% de la población, extremadamente rica, y en el otro extremo el 99% que nada tiene y que por el contrario vive sorteando la miseria, la escasez. Incluso acá una pregunta es pertinente, qué pasa para que ésta desproporción, para que ésta inequidad se mantenga, qué pasa que ese 99% no de releva contra ese 1%?

Si el deseo de imitar al otro, si la angustia es constante en nuestra existencia humana, nada raro que estos sistemas sean la gran anestesia que nos alivie del sufrimiento, es comprensible que dediquemos todas nuestras existencias a las servidumbres voluntarias, de estar atados, encadenados a todo aquello que se nos presenta como normal y nos ofrece seguridades  así sólo sean imaginarias, paradigma de la vida, que se nos presenta como grandes logros: tener un trabajo, una familia que nos infla el ego, que nos enorgullece, mi hijo estudia tal o cual profesión, está en aquella empresa, es importante político que amasó grandiosa fortuna.  La mayoría soñadores en que algún día alcanzarán un mejor vivir sirviendo a los de arriba de la pirámide social. Todos vamos en carrera loca por alcanzar un algo de tener, recordemos que la propiedad privada es el templo del capitalismo, por ella nos batimos a muerte, nos peleamos contra quién de manera ventajosa correo los linderos sobre nuestra propiedad, o salimos de huídas del asesino o paramilitar o terrateniente que nos amenaza de muerte sino nos dejamos robar la propiedad.

La anestesia alivia el miedo que le tenemos a morir, de sabernos que el tiempo se nos acaba, que nos llegará el final, nos llegará la existencia de la nada. La anestesia nos alivia de la angustia de vivir. Pero una cosa sí es legítima, y es poder reclamar el tipo de vida que queremos llevar, si preferimos seguir como borregos con las servidumbres voluntarias que nos vuelven simples piezas de máquinas bien sea empresariales, de gobierno o de politiqueros baratos de esos antilibros, antiacedemia… Decíamos de lo legítimo que es seguir como borregos, obedientes sirviendo toda una vida o revelarnos y construir existencias más libres, más éticas, más estéticas, más dignas, en fin escoger nuestra propia droga, nuestra propia anestesia.

Por: Mauricio Castaño H., Historiador
Textos correlatos:

A política, o direito de nascer, casar, adotar e de morrer

Cloto: o mais provável tratamento para as Demências

Pesquisas descobriram que uma maior quantidade de cloto protege os ratos com sintomas de Alzheimer da deterioração cognitiva. “Seus pensamentos ficaram preservados”. Além de proteger, também melhora o funcionamento cerebral.

Benedicte Muller

¿Quién debería recibir un medicamento que turbocargue el cerebro?

En 2011, Dena Dubal fue contratada por la Universidad de California, campus San Francisco, como profesora asistente de Neurología. Ella montó un nuevo laboratorio con un objetivo primordial: entender a una misteriosa hormona llamada cloto.

Dubal se preguntaba si esta hormona podría ser la clave para encontrar tratamientos eficaces para la demencia y otras enfermedades relacionadas con el envejecimiento del cerebro. En ese momento, los científicos sabían lo suficiente sobre cloto para que esta fuera fascinante para ellos.

Por ejemplo, los ratones criados para producir más cloto tenían una vida un 30 por ciento más larga. Pero los científicos también habían descubierto cloto en el cerebro; entonces Dubal comenzó a realizar experimentos para descubrir si influía de alguna manera en la forma en que los ratones aprenden y recuerdan.

Los resultados fueron asombrosos. Enun estudio, ella y sus colegas descubrieron que una mayor cantidad de cloto protege a los ratones con síntomas de alzhéimer de un deterioro cognitivo. “Su pensamiento, a cualquier grado que la midiéramos, fue preservado”, señaló Dubal.

Ella y sus colegas también criaron ratones saludables para que produjeran más cloto. Ellos tuvieron un mejor desempeño que sus compañeros roedores en cuanto al aprendizaje de laberintos y otras pruebas cognitivas.

Cloto no solo les protegió el cerebro, concluyeron los científicos, sino quese los mejoró. Los experimentos realizados con más ratones arrojaron resultados similares.

“Simplemente no podía creerlo, ¿era verdad o solo era un falso positivo?”, recordó Dubal. “Pero es cierto. Mejora la cognición incluso en un ratón joven. Los hace más listos”.

Han pasado cinco años desde que Dubal y sus colegas empezaron a publicar estos extraordinarios resultados. Otros investigadores han realizado interesantes hallazgos por su cuenta, lo que indica que cloto podría servir de protección contra otras enfermedades neurológicas, incluyendo laesclerosis múltiple y el párkinson.

Ahora Dubal y otros investigadores están intentando idear tratamientos basados en estos resultados. Esperan tratar enfermedades como elalzhéimer, ya sea inyectando cloto en el cuerpo o estimulando al cerebro para que aumente la producción de esta hormona.

Los investigadores que están desarrollando estos tratamientos reconocen sin problema que estos podrían no tener éxito. Además, otros expertos en cloto creen que queda mucho trabajo por hacer para averiguar el efecto que esta hormona tiene en el cerebro.

“Tenemos todos estos hallazgos sorprendentes que muestran un impacto realmente importante, pero en verdad no podemos explicar por qué”, comentó Gwendalyn D. King, neurocientífica de la Universidad de Alabama en Birmingham. “Es ahí donde estamos empantanados”.

Pero ¿qué sucede si los científicos se desempantanan? ¿Qué pasaría si en verdad fuera posible crear un medicamento que mejore la cognición?

Tendemos a pensar que los medicamentos que mejoran el desempeño son malos; un ejemplo: el dopaje en el deporte. Que los medicamentos que curan o previenen las enfermedades son buenos. “La comunidad científica y la sociedad ponen esos límites”, señaló Eric Juengst, director del Centro de Bioética de la Universidad de Carolina del Norte.

Cuando hablamos de cloto, quizá no existan esos límites. En teoría, un medicamento así podría ofrecer tanto una forma de prevenir las enfermedades del cerebro como de mejorarlo.

Hilvanando las hebras

En 1991, un cardiólogo japonés llamado Makoto Kuro-o empezó a estudiar la hipertensión. Insertó ADN en embriones de ratón, con la esperanza de crear una línea de roedores que tuviera ese padecimiento.

En cambio, algunos de sus ratones, al parecer, envejecían demasiado rápido. “Por lo general, los ratones viven dos años, pero estos ratones se morían después de dos o tres meses”, comentó Kuro-o, quien ahora es profesor de la Jichi Medical University en Japón.

Kuro-o sospechaba que accidentalmente había desactivado un gen que tenía algo que ver con la esperanza de vida. Cuando les practicó la autopsia a los ratones, se sorprendió al encontrar atrofia muscular, huesos quebradizos y ateroesclerosis.

Pasó los siguientes años buscando este gen. Cuando por fin él y sus colegas lo encontraron, le dieron elnombre de cloto, en honor a una de las tres moiras de la mitología griega. Su trabajo era hilar las hebras de la vida de todas las personas.

Kuro-o y sus colegas descubrieron que la hormona cloto se produce en algunos órganos, dentro de los que está incluido el cerebro. Cuando estudiaron a los ratones que no tenían esta hormona, descubrieron que la cognición se deterioraba mucho más rápido que en los animales normales.


Benedicte Muller

Algunas personas también conllevan una variación genética que hace que produzcan niveles más elevados de cloto en su cuerpo que el promedio.

En marzo, Dubal y sus colegas publicaronun estudioque indicaba que quizá cloto también le proporcionaba a la gente cierta protección contra el alzhéimer.

Uno de los factores de riesgo más grandes del alzhéimer es una variante genética llamada APOE e4. Heredar dos copias de este gen puede aumentar el riesgo más de ocho veces.

Dubal y sus colegas descubrieron que, aparentemente, mucha gente con APOE e4 tendría alzhéimer en algún momento incluso si todavía no mostraba signos de demencia. Tenían marcadores que indicaban que había una acumulación de coágulos en su cerebro.

Posteriormente, Dubal y sus colegas estudiaron a las personas con APOE e4 y con más cloto. No tenían un exceso de coágulos.

Dubal especuló que es posible que en estas personas, cloto esté disminuyendo los efectos de portar APOE e4. “Tal vez su cerebro es más joven en términos biológicos”, señaló.

¿Una hormona protectora?

En 2015, una de las colaboradoras de Dubal, Carmela Abraham de la Universidad de Boston, decidió que ya era hora de formar una empresa. Ella y sus cofundadores la llamaron Klogene Therapeutics.

Basada en sus quince años de investigación, Carmela Abraham consideró que aumentar los niveles de cloto en el cerebro podría proteger a la gente de enfermedades degenerativas del cerebro. Klogene ha estado desarrollando una gama de técnicas nuevas para manipular esta hormona.

En una serie de experimentos, emplearon la técnica de modificación genética llamada Crispr a fin de modificar el ADN de las neuronas humanas. Las células modificadasproducen más cloto.

Klogene también ha estado probando compuestos que pueden aumentar la producción de cloto. “La solución con la que soñamos es que se tome una pastilla al día, de la misma forma en que ahora se toman las estatinas”, comentó Carmela Abraham.

¿Qué pasaría si encontrara la solución con la que sueña e inventara una pastilla para aumentar los niveles de cloto en el cerebro?

Tal vez la gente responda como los ratones y obtenga protección contra las enfermedades. También es posible que la gente saludable responda a esa pastilla de la forma en que responden los ratones a más cloto y su mente tenga un mejor desempeño.

Para Juengst, sería complicado resolver la cuestión ética de dicho medicamento. ¿Sería aceptable emplear la modificación genética para cambiar el cerebro de la gente a fin de que produzca mayor cantidad de esa hormona? ¿Por qué no empezar desde antes y modificarla en los embriones?

Las encuestas sobre la modificación genética tienden a reflejar una división tradicional entre la enfermedad y el aumento de la capacidad. La gente se inclina más a aprobar la modificación genética para prevenir una enfermedad y tiende a decir que aumentar la capacidad es algo incorrecto.

Sin embargo, si un tratamiento que se basa en cloto algún día llega a prevenir la demencia, no hay forma de obtener esos beneficios sinaceptar también su uso como un componente que aumenta la capacidad del cerebro.

Pese a las complejidades éticas, Dubal cree que el aumento de la capacidad cognitiva derivada de cloto sería algo bueno, no solo para las personas, sino también para la sociedad.

En última instancia, el factor más importante para Dubal es si las inquietudes éticas acerca del aumento de la capacidad pueden impedir la investigación sobre cloto como mecanismo para tratar las enfermedades que amenazan la vida.

“Tendremos a 115 millones de personas con alzhéimer para 2050”, afirmó. “Si podemos lograr que este sea un tratamiento eficaz, entonces sería poco ético no hacerlo”.

Por: Carl Zimmer
Textos correlatos:

“Prolongar a vida em UTIs é uma praga moderna”

Como enfrentar o medo de mudar

Nosso cerebro foi programado para a sobrevivência e não para a felicidade. A vida é mudança e é o que nos assusta. As vezes dá vontade de pensar como a Mafalda: “para o mundo que eu quero descer”.

Cómo afrontar el miedo al cambio

Nuestro cerebro está pensado para la supervivencia, no para la felicidad
La vida es cambio, pero el cambio nos asusta. A veces dan ganas de sumarse a la reflexión de Mafalda:Que el mundo se pare que yo me bajo.El origen de este malestar hay que buscarlo en la biología. SegúnEudald Carbonell, codirector de las excavaciones de Atapuerca, nuestro cerebro es el resultado de dos millones y medio de años de evolución. Llevamos mucho tiempo viviendo en cavernas y muy poco en ciudades. Esto significa que tenemos “codificadas” respuestas automáticas para responder con éxito a las amenazas de aquel entonces. Si ahora vemos un león suelto paseando por una calle, nuestro cerebro no se pondrá a elucubrar de qué raza es; sencillamente, nos dirá que salgamos corriendo para ser más rápidos, no que el felino, sino que el que tenemos al lado (también está la otra alternativa de quedarnos congelados, para que no nos vea). Sin embargo,estos circuitos tan maravillosos que nos han permitido llegar hasta aquí como especie, no están preparados para afrontar amenazas más sutiles, como la digitalización, los cambios de regulación de un sector o la posibilidad de quedarnos sin empleo.Estos miedos son nuevos, evolutivamente hablando, y no siempre nos apañamos bien con la transformación. Recordemos una máxima importante: nuestro cerebro está pensado para la supervivencia, no para lafelicidad. Así pues, ante el cambio tenemos que ingeniárnosla para navegar por él, entenderlo como oportunidad y aprender de sus posibilidades. Y esto no es tan automático como salir corriendo ante una amenaza, requiere esfuerzo, entrenamiento y salirnos de los miedos que nos atenazan.

 

La gestión del cambio es más difícil que nunca, pero más fácil de lo que está por venir. Por una razón muy simple: la velocidad. Para hacernos una idea de la magnitud, hace 10 años teníamos quinientos millones de aparatos conectados a internet. El año que viene se prevé cincuenta mil millones y en una década, unbillón. Así pues, estamos solo al principio. Por no hablar de lo que nos depararán la inteligencia artificial, la criopreservación de nuestros cuerpos, los avances en la genética o los viajes por el espacio. Estamos solo al principio de un tsunami que va a transformar la forma de relacionarnos, de trabajar y de vivir. Por tanto, se avecinan más y más cambios… Pero la buena noticia es quenuestro cerebro, aunque provenga de la época de las cavernas, tiene una enorme plasticidad que le ha permitido llegar hasta aquíy construir toda la tecnología que está revolucionando el mundo. De manera que, tenemos margen de maniobra. Veamos cómo podemos comenzar cualquiera de nosotros con claves muy sencillas.

Primero,es urgenteentrenar diariamente nuestra mente. Igual que hay gimnasios para nuestro cuerpo, hemos de poner en forma el músculo del cerebro. Todos los días, todos, hacer algo diferente. Leer fuentes de información distintas, ir al trabajo por otro camino, probar un sabor exótico… lo que quieras. Pero rétate a diario con algo nuevo.El aprendizaje es el mejor antídoto ante el miedo.

Segundo,hay que relativizar lo que nos ocurre. Un buen método es, paradójicamente, leer historia. Necesitamos darnos cuenta de que, aunque vivimos en el tsunami del cambio, precisamente todos esos avances nos han permitido incrementar nuestra esperanza de vida, no sufrir por posibles epidemias o por guerras mundiales.En la medida que tomemos perspectiva, podemos entender la parte amable.

Tercero,aplicarse dietas paradesdigitalizarnos. Por mucha velocidad que nos rodea, necesitamos encontrar la conexión con nosotros mismos y con los que nos rodean. Si vivimos siempre expuestos a los impactos de internet, no tendremos tiempo para integrar el aprendizaje y para encontrar los oasis necesarios de una cierta tranquilidad. Por ejemplo,un fin de semana se puede dejar el móvil o ponerlo en modo avión.

Y cuarto,confiar. Al final,de todo se sale, mejor o peor, pero se sale. Lo que nos agobiaba hace años, como los exámenes, enfrentarnos a un conflicto difícil… ahora lo miramos de una manera más amable. Si hemos sido capaces de sortear situaciones difíciles, ¿por qué no vamos a poder hacerlo con lo que tenemos entre manos?

Por ello, en la medida en que confiemos, mantengamos la curiosidad y el aprendizaje, sepamos relativizar y creemos espacios de paz, podremos encontrar recursos para contemplar el cambio de una manera más positiva y constructiva.

Fonte:El País