Médicos são condenados por inseminar pacientes con seu próprio esperma

Com a crescente disponibilidade de provas genéticas, começam a surgir casos em que especialistas em fertilidade usaram, durante décadas, secretamente, seu próprio esperma em uma das tarefas mais íntimas da medicina. Leis começam a ser aprovadas para penalizar esta conduta que também foi definida como uma forma de abuso sexual.

Donald Cline fue condenado en 2017 por mentir sobre el esperma inseminado en sus pacientes.Marion County vía Associated Press

Las mujeres eligieron donadores, pero los médicos las inseminaron con su propio esperma

Eve Wiley descubrió a sus 16 años, durante su crianza en Nacogdoches, Texas, que su concepción fue vía inseminación artificial con el esperma de un donador.

Su madre, Margo Williams, había acudido al médico Kim McMorries, a quien le dijo que su marido era infértil. Le pidió al doctor encontrarle un donador y el médico le dijo a Williams que había encontrado uno en un banco de esperma de California.

Así nació Eve, quien ahora tiene 32 años y vive en Dallas. En 2017 y en 2018, como muchos estadounidenses, decidió hacerse una prueba de ADN casera.

Los resultados: el padre biológico no era un donador de esperma en California, como le habían dicho, sino el doctor McMorries. Wiley quedó atónita.

“Construyes toda tu vida a partir de tu identidad genética y esos son los cimientos”, dijo Wiley. “Puede ser devastador que te quiten esas piedras angulares o que sean alteradas”.

Se contactó al abogado de McMorries y al personal de su oficina; no quisieron hacer declaraciones para este artículo.

Con la creciente disponibilidad de pruebas genéticas de uso casero directo, han empezado a surgir casos en los que se descubre que especialistas en fertilidad usaron durante décadas su propio esperma en secreto. En Estados Unidos, tres gobiernos locales ya aprobaron leyes para penalizar la conducta; en Texas incluso fue definida como una forma de abuso sexual.

Jody Madeira, profesora de Derecho en la Universidad de Indiana, monitorea más de veinte casos en Estados Unidos y en otros países. Dijo que hay registros en doce estados estadounidenses —incluyendo Connecticut, Vermont, Idaho, Utah y Nevada—, así como en Inglaterra, Sudáfrica, Alemania y los Países Bajos.

De acuerdo con la Fundación Holandesa de Reproducción por Donación, apenas este año se confirmó con pruebas genéticas que un especialista en fertilidad, Jan Karbaat, usó su propio esperma y es el padre biológico de 56 niños de mujeres que visitaron su clínica en las afueras de Róterdam. Las autoridades neerlandesas clausuraron su clínica en 2009 y Karbaat murió en abril de 2017 a los 89 años.

Al ser contactado, un abogado de la familia Karbaat dijo que los familiares no iban a hacer comentarios, aunque él hizo hincapié en que los casos son de hace décadas. “Hace treinta años, la gente veía las cosas de manera distinta”, dijo J. P. Vandervoodt. “Karbaat podría haber sido donante anónimo, no hay manera de saber. No había un sistema de base de datos en ese entonces”.

En junio, la asociación reguladora College of Physicians and Surgeons de Ontario revocó la licencia médica a un especialista en fertilidad de Ottawa, Norman Barwin, de 80 años, y lo reprendió por haber usado durante décadas el esperma equivocado —incluido el suyo— en varios procesos de inseminación artificial.

El grupo colegiado encontróque había inseminado al menos a once mujeres con su propio esperma. Además, decenas de niños nacidos de donantes afirman que fueron concebidos con el esperma equivocado en la clínica de Barwin, aunque no el suyo.

Antes no había una razón por la cual las pacientes tuvieran que sospechar de inicio de doctores especializados en fertilidad, a quienes les habían confiado una de las tareas más íntimas de la medicina, dijo Dov Fox, académico en Bioética de la Universidad de San Diego y autor deBirth Rights and Wrongs, libro sobre la tecnología y la legislación en materia reproductiva.

“Sencillamente: qué asco”, dijo sobre los casos. “Y también qué impactante y vergonzoso. La cantidad de médicos involucrados hace parecer que no se trata de algunas manzanas podridas, sino de una práctica más generalizada de engaño que se mantuvo escondida hasta hace poco porque había una combinación de baja tecnología y alto estigma”.

Castigar un fraude de fertilidad

Donald Cline, especialista en fertilidad de Indianápolis, usó su propio esperma para la inseminación de por lo menos 36 mujeres en las décadas de 1970 y 1980, de acuerdo con procuradores del estado de Indiana; 61 personas afirman que es su padre biológico, con base en pruebas de ADN.

Cline, que se jubiló en 2009, se declaró culpable de dos cargos delincuenciales de obstrucción de la justicia y admitió que les había mentido a investigadores estatales. Entregó su licencia para practicar y le dieron una sentencia de un año de prisión, cuya aplicación fue suspendida. El abogado de Cline no respondió a las llamadas de The New York Times.

Los fiscales dijeron que no fue posible pedir una condena más severa por una razón: en Indiana, como en casi todo Estados Unidos, no hay leyes que prohíban explícitamente esta conducta en materia de fertilidad.

Fue hasta mayo que Indiana aprobó una ley que establece como delito el uso del esperma equivocado y que les permite a las víctimas demandar a los médicos que lo hagan. Los pacientes de estos casos no están restringidos por la prescripción del delito, pues ahora tienen hasta cinco años después de que se descubre el fraude para presentar acciones legales, en vez de cinco años después de que sucedió el delito.

Esa provisión es de importancia porque la mayoría de quienes descubren la identidad del donador de esperma usado suelen ser adultos.

Los casos del llamado fraude de fertilidad han llevado a otras entidades estadounidenses a aprobar leyes similares que les permitan a pacientes de las clínicas y a sus hijos a buscar compensación de los ahora llamados “padres-doctores”.

Wiley, de Texas, urgió a que se estableciera una legislación similar en su estado después de descubrir la identidad detrás del esperma con el que su madre fue inseminada. Se reunió con los legisladores estatales para que haya una mayor rendición de cuentas de lo que ella considera es una industria peligrosamente poco regulada.

En junio pasado, Texas aprobó su ley sobre fraude de fertilidad que va mucho más allá de los otros dos estados que ya tenían medidas, Indiana y California. Si un proveedor de cuidados médicos en Texas usa esperma, óvulos o embriones humanos de un donador que no fue autorizado, incurre en abuso sexual, según la legislación. Los que sean declarados culpables tendrán que registrarse como delincuentes sexuales.

“Es una historia muy desgarradora de engaño y estamos viendo cada vez más y más casos de usos impropios de la reproducción asistida”, dijo Stephanie Klick, congresista estatal texana y una de las impulsoras de la legislación, sobre la experiencia de Wiley. “Necesitamos asegurarnos de que eso no vuelva a suceder”.

Algunos especialistas consideran que la medida de Texas es extrema.

La ley texana está pensada para casos en los que un médico usa el esperma propio o el de alguien distinto a quien fue seleccionado por el paciente, pero si doctores o el equipo de enfermería clínica tienen alguna equivocación, ¿eso significa que deben ser condenados por abuso sexual?

“Si un especialista médico está siendo apurado o tiene un descuido y agarra el vial que no corresponde, un jurado podría deliberar y decidir que ese doctor o doctora sabía o debía haber sabido que el material no era el elegido por la paciente”, dijo Judith Daar, decana de la Facultad de Derecho Chase de la Universidad del Norte de Kentucky y la encargada del comité de ética de la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva (ASRM).

Daar dijo que si un especialista en fertilidad teme que un despiste resulte en que tenga que registrarse como delincuente o depredador sexual, podrían dejar de practicar medicina en Texas.

Klick, la congresista y quien también es enfermera, cree que es una decepción que definitivamente consiste en un abuso.

“Hay un aparato médico que se usa para penetrar a las mujeres para implantar material genético”, dijo. “Para mí sí tiene equivalencia con una violación porque no es un acto consentido”.

¿Confía en tu médico…?

Hace unos años, Marenda Tucker, de 36 años, se hizo una prueba de ADN para saber más sobre sus antecedentes genéticos.

Tucker, madre de cuatro hijos que vive en Óregon, sabía que nació gracias a la inseminación artificial. De acuerdo con su madre, el médico le dijo que se trató de un donador anónimo de esperma radicado en el sur estadounidense.

La prueba de ADN arrojó, en cambio, que tenía coincidencias genéticas con la familia del médico. “Ya que vi eso me di cuenta de que el esperma fue del doctor y pensé ‘qué asco’”, dijo Tucker. “Cuando hablé con mi madre del tema, ella se sintió violentada”.

“Hasta ahora he lidiado bien con lo que me ha tocado en la vida”, añadió. “Pero esto desató una crisis de identidad muy extraña”.

Cuando el médico respectivo, Gary Don Davis, fue contactado en su hogar de Little Rock, Arkansas, para hacerle preguntas sobre la concepción de Tucker, el doctor respondió: “Bueno, eso es sorprendente. Lo voy a revisar. Adiós”.

No se pudo volver a contactarlo y Don Davis murió en junio.

¿Por qué un doctor remplazaría en secreto el esperma de un donador anónimo o hasta del marido de la paciente?

Madeira, la profesora de Derecho en Indiana que está revisando estos casos, dijo que algunos especialistas tal vez hayan pensado que era más sencillo para la situación. La congelación del semen para uso posterior de los espermatozoides no fue el estándar médico recomendado, sino hasta finales de los años ochenta y muchos doctores quizá no tenían acceso rápido a esperma cuando las pacientes acudían a ellos.

“Puede que hayan pensado que estaban ayudando a sus pacientes al aumentar las probabilidades de que quedaran embarazadas con el uso de esperma fresco para tener tasas de fertilización más altas”, dijo Madeira.

Aunque recalcó que algunos de los médicos habrían tenido razones más perversas. “Sí te apuesto que muchos de estos doctores lo hicieron para sentirse poderosos —por temas de trastornos mentales o de narcicismo— o porque quizá se sentían atraídos por algunas de las pacientes”, dijo.

McMorries, el medico del caso Wiley, le reconoció en una carta que había mezclado su esperma con el de otros donadores para mejorar las oportunidades de concebir de su madre y escribió que las leyes sobre “mantener el anonimato de donadores” no permitieron que pudiera decirle.

“En ese entonces se pensaba que si la paciente quedaba embarazada no había manera de saber cuál esperma llevó a la concepción”, escribió.

Antes de la confesión del doctor y de las pruebas de ADN, Wiley pensó que ya había encontrado al padre biológico: Steve Scholl, escritor y editor en Los Ángeles que ahora tiene 65 años.

“Entablamos una relación hermosa de padre e hija y hasta presidió mi boda”, dijo Wiley. “Mis hijos lo llaman Abue”.

Wiley le dijo a Scholl después de enterarse de los resultados que no era realmente su hija biológica y él también se quedó sorprendido.

“Me tardé un tiempo en procesarlo”, comentó Scholl en entrevista. “Sentíamos mucho como que habíamos encontrado; no sabíamos cómo funcionaba la industria para la reproducción. Pero muy pronto decidimos que esto no cambiaba nada”.

Wiley todavía se refiere a él como papá.

Dez invenções que mudarão o mundo

Do colirio que elimina a necessidade de óculos à pílula anticoncepcional masculina.

10 inventos que cambiarán el mundo actual

Las películas de ciencia ficción a menudo cuentan historias de descubrimientos futuros que nos hacen desear que ya estuviéramos allí … pero, de hecho, el futuro está aquí y estamos rodeados de desarrollos tecnológicos que demuestran una y otra vez que no hay límites para lo que la humanidad puede lograr. Científicos de todo el mundo trabajan día y noche para mejorar nuestras vidas, y están logrando lentamente resultados positivos que ciertamente pueden cambiar el mundo entero. ¿Quieres saber exactamente cuáles son estos resultados y cómo cambiará tu vida en un futuro cercano? Conoce los 10 descubrimientos científicos más recientes y prepárate para sorprenderte.

1. Un dispositivo electrónico que ayuda a los discapacitados a caminar de nuevo.
Un grupo de neurofisiólogos de los Estados Unidos y Rusia hicieron lo que parecía imposible hasta hoy: ¡le dieron a una persona paralizada de la cintura hacia abajo la posibilidad de volver a caminar! Lo hicieron con la ayuda de equipos electrónicos destinados a un propósito completamente diferente: reducir el dolor. Pero resultó que la tecnología permitió a las personas, paralizadas de cintura para abajo, mover sus extremidades inferiores, incluso si el daño a los nervios en el área fue muy serio. Según los neurofisiólogos, el proceso de rehabilitación duró 44 semanas y de momento la persona del experimento ya puede pararse por sí sola y caminar sobre la cinta de correr.
2. La primera radiografía a todo color.
Científicos de Nueva Zelanda han creado la primera radiografía tridimensional a todo color del mundo utilizando un dispositivo basado en la máquina de rayos X original. El nuevo dispositivo utiliza una tecnología de detección de partículas llamada Medipix, que también se usó en el acelerador de partículas grandes en la frontera suizo-francesa que se utiliza para encontrar el bosón de Higgs, cuya existencia fue solo teórica hasta 2012. La tecnología MediPix funciona como una cámara subatómica que proporciona una alta imágenes de contraste. Las radiografías en color muestran claramente las diferencias entre los músculos, los huesos y los cartílagos, así como el tamaño y la ubicación de los tumores cancerosos.
3. Un chaleco que advierte de un ataque al corazón unos días antes.
Este chaleco inteligente parece un chaleco simple, pero en el interior hay sensores y electrodos que realizan pruebas de ECG, presión arterial y pulso las 24 horas del día sin la necesidad de un médico. La información derivada de las pruebas se envía directamente a un celular mediante una aplicación. Según el inventor del chaleco, incluso existe la posibilidad de predecir los ataques cardíacos con dos días de anticipación al identificar una actividad cardíaca anormal. El chaleco ya ha sido probado en voluntarios y ha mostrado buenos resultados, y podemos esperar que esté disponible para su compra en los próximos años.
4. Gotas para los ojos que eliminan la necesidad de gafas.
Este descubrimiento proviene de Israel, y en estos días los investigadores del Centro Médico Shaare Zedek y la Universidad Bar Ilan están trabajando en gotas para los ojos que pueden reparar la córnea. Esto significa que el uso diario de estas gotas para los ojos puede eliminar de forma permanente la necesidad de gafas, y el producto ya ha sido probado y ha demostrado excelentes resultados. Las gotas son efectivas tanto para la miopía como para la hipermetropía, y según un investigador, David Smadja, incluso pueden prevenir las cataratas y hacer que nuestra visión sea mejor de lo que es naturalmente.
5. Primer taxi volador
A primera vista, Aerocar EHang 184 parece un drone, pero es mucho más que eso. Este es un vehículo volador que puede conducir a 2 personas hasta 15 kilómetros de distancia a una velocidad de 130 kilómetros por hora, pero esto no es lo más sorprendente. Este vehículo volador no requiere piloto porque es completamente autónomo y ya ha sido probado con éxito en China. De acuerdo con los desarrolladores del vehículo volador, todo lo que los pasajeros deben hacer es establecer su destino.
6. Un esqueleto externo de la mano controlado por el poder del pensamiento.
Los científicos del Centro de Investigación EPFL en Suiza han logrado crear un prototipo de una mano que se puede controlar con el poder del pensamiento. En versiones anteriores, los electrodos debían estar sujetos a la mano debajo de la piel del cuerpo, pero ahora estos electrodos se guardan en un casco que solo se necesita usar en la cabeza. Es muy fácil controlar la mano y el proceso de aprendizaje tarda solo unos minutos. El dispositivo se probó en personas con lesiones de la columna vertebral y en aquellas que tuvieron un derrame cerebral. Ahora los ingenieros están trabajando en mejoras para que esta mano sea lo suficientemente buena para la producción en masa.
7. Editar genes para tratar enfermedades.
En agosto de 2017, los expertos de la Universidad de Oregon en los Estados Unidos lograron modificar con éxito los genes fetales responsables del desarrollo de la enfermedad cardíaca. Dicho esto, la innovación significativa en la ingeniería biológica es que la edición de genes también se puede usar en adultos. Una persona de 44 años con síndrome de Hunter, un trastorno genético poco común, ha sufrido una modificación genética para borrar la enfermedad, y los investigadores aún esperan ver los resultados del proceso y, si son positivos, será posible tratar un gran cantidad de enfermedades graves relacionadas con la genética a través de la edición de genes.
8. La cura para el cáncer está a la vuelta de la esquina.
La medicina moderna está dando grandes pasos para hacer que la palabra “cáncer” sea mucho menos amenazadora. Aunque el cáncer no se puede curar por completo, por el momento, es posible que en un futuro próximo la superación de la enfermedad sea mucho más fácil y simple. Ya en 2017, varias personas que habían estado luchando contra el cáncer de cuello uterino recibieron un tratamiento avanzado, en el cual se envió un medicamento especial al útero con esperma. Como resultado, el 90% de las células cancerosas se eliminaron por completo, y este método parece ser más efectivo que la quimioterapia e incluso puede reemplazarlo.
9. Se encontró agua en Marte
La ciencia ha sabido por mucho tiempo que la estrella roja estuvo llena de líquido, y de hecho tiene depósitos de hielo, pero los investigadores todavía estaban buscando pruebas de que Marte tuviera agua líquida y la encontraron en julio de 2018. La agencia espacial italiana encontró un agua subterránea. Depósito utilizando radar avanzado, según ellos, encontraron un lago de 20 km de ancho y 90 cm de profundidad. Esto da una gran esperanza al futuro asentamiento en el planeta, que está programado para comenzar en el año 2022.
10. Pastillas anticonceptivas para hombres 
Durante años, los científicos han estado tratando de desarrollar píldoras anticonceptivas para los hombres, pero el problema es que siempre se ha encontrado que tienen efectos secundarios graves, como causar un daño extenso al hígado. Sin embargo, en marzo de 2018, investigadores de la Universidad de Washington anunciaron que pronto lanzarán las primeras píldoras contra el embarazo para hombres que realmente funcionan y no son dañinas. En las píldoras, hay una combinación de hormonas que suprimen la producción de esperma y, al igual que las píldoras que existen para las mujeres, deben tomarse regularmente una vez al día. Además de ser efectivos, los sujetos solo informaron efectos secundarios menores que no afectaron su rutina diaria. Uno de los efectos secundarios más destacados fueron los cambios en los niveles de colesterol, pero aún no es un fenómeno que descartará la posibilidad de que estas píldoras estén disponibles para su compra en un futuro próximo.

Fonte:Todo mail

Textos correlatos:

 

“Raças” não existem, ou melhor, existem só na cabeça dos racistas

A ciência é guiada e dirigida por forças que exercem no mundo o controle sobre o dinheiro e sobre o tempo. As forças sociais e econômicas determinam em grande medida o que a ciência faz e como faz.” 

Luigi Luca Cavalli Sforza CONSUELO BAUTISTA

O geneticista italiano que desmontou o conceito de raça

Luigi Luca Cavalli Sforza, autor de ‘Quem Somos? História da Diversidade Humana’, morreu no último sábado (01/09/18) aos 96 anos em sua casa de Belluno, no norte da Itália

“O racismo é um antigo flagelo da humanidade.”Esta frase foi pronunciada pelo geneticista italiano Luigi Luca Cavalli Sforza, junto a sua companheira Mary-Claire King, geneticista norte-americana, diante de um comitê do Senado dos EUA em 17 de fevereiro de 1993. Não poderia sintetizar melhor o legado desse grande cientista que morreu no sábado, aos 96 anos, na sua casa de Belluno, no norte da Itália.

Cavalli Sforza, que todos chamavam simplesmente de Luca, nasceu em Gênova, em 1922. Estudou Medicina, primeiro em Turim e depois em Pavia, quando seu professor de anatomia Giuseppe Levi – que também teve como alunos os ganhadores do Nobel Rita Levi Montalcini, Salvador Luria e Renato Dulbecco –foi expulso da universidade em decorrência das leis raciais aprovadas pelo regime fascista em 1939. Graduou-se em 1944 e, entretanto, não era a medicina sua verdadeira paixão. Já tinha começado a trabalhar nas relações sexuais das bactérias antes de se formar, mas foi a mosca da fruta, a famosa Drosophila, que lhe abriu o caminho para sua verdadeira paixão: a genética.

Não foi fácil trabalhar naqueles anos – entre 1943 e 1945 a Itália travava não só uma guerra mundial, mas também uma sangrenta guerra civil –, mas Cavalli Sforza teve a sorte de encontrar Adriano Buzzati Traverso, que anos mais tarde se tornaria o primeiro professor de genética da Itália. Começou a viajar entre a Itália, Reino Unido, Alemanha e EUA, onde, em Stanford, em 1970, acabou recebendo a oferta para ocupar uma cátedra, que manteve por mais de 40 anos, ainda sem perder seus contatos científicos e humanos com o velho continente.

O poliédrico Cavalli Sforza entendeu desde os primeiros anos da sua carreira que a multidisciplinaridade seria a chave para fazer avanços significativos na pesquisa. Consciente de seus limites, percebeu em seguida que precisava aprender matemática, e mais especificamente estatística, disciplina que foi estudar na Inglaterra com o mais importante desse campo naquela época, Ronald Fisher. E essa foi uma das decisões mais acertadas da sua vida, já que o campo do qual seria pioneiro, a genética populacional, se baseia fundamentalmente em ferramentas estatísticas.

Foi realmente quando deixou de pensar nas moscas e se voltou para os humanos. Começava então uma incrível odisseia – ele teria gostado dessa expressão, pois Ulisses era um de seus personagens clássicos preferidos – que o levaria a construir o primeiro atlas genético da humanidade.

Começou estudando quais fatores determinavam a diferente distribuição dos grupos sanguíneos entre as diversas populações humanas – entre as quais estudou especialmente os bascos, que têm uma incidência do Rh negativo de 25%, a mais alta do mundo – para depois estudar o cromossomo Y, o pedacinho de cromossomo comum a todos os homens biológicos.Graças a esse conhecimento, foi capaz pela primeira vez de corroborar do ponto de vista genético a teoria paleontológica conhecida comoOut of Africa: o DNA confirmava que os primeiros hominídeos deixaram o continente africano há 100.000 anos para colonizar o resto do planeta. Para reconstruir o passado, portanto, era necessário recorrer à genética. Cavalli Sforza chegou a esse extraordinário resultado muito antes de o primeiro genoma humano ser sequenciado.

Foi uma verdadeira revolução. A genética das populações era capaz de produzir uma “árvore genealógica” da humanidade capaz de contar nossa história. O pai de Cavalli Sforza tentou que seu filho se apaixonasse pela astronomia. Não conseguiu, mas, assim como os astrônomos são capazes de olhar para o passado distante quando observam estrelas e galáxias, hoje os geneticistas podem detectar rastros de acontecimentos remotos dentro de nossos genomas.

E não só isso. Em seu famoso ensaioGenes, Povos e Línguas(1996) onde se vale até da demografia, desenha um paralelismo entre as linhas filogenéticas das populações mundiais, a linguística e a arqueologia, para acabar reconhecendo que as três disciplinas contam a mesma história. É um “atlas genético” que fala de homens e mulheres migrantes desde sempre, e que se miscigenam entre si. Um espinho na garganta para compatriotas dele como o xenófobo ministro Salvini.

Em suas pesquisas e em cerca de 300 artigos científicos, Cavalli Sforza chega a uma conclusão que o obcecava desde que precisou enfrentar o racismo que levou à expulsão do seu professor e que ele próprio sofreu como italiano no começo da sua carreira nos países anglo-saxões: as “raças” não existem, ou melhor, existem só na cabeça dos racistas. Nos anos em que estava sendo forjado nos EUA o Projeto Genoma Humano, ele lidera o Projeto Diversidade do Genoma Humano, que foi o que apresentou ao Senado daquele país em 1993: estudando genomas das populações mais remotas da Terra, conseguiu demonstrar que os seres humanos são bastante homogêneos geneticamente, que“os grupos que formam a população humana não são nitidamente separados; em vez disso, constituem umcontinuum. As diferenças nos genes dentro dos grupos que têm algumas características físicas visíveis comuns são virtualmente idênticas às diferenças entre vários grupos, e, além disso, as diferenças entre indivíduos são mais importantes que as observadas entre grupos raciais”, como escreve emQuem Somos? História da Diversidade Humana(1995, lançado em 2002 no Brasil).

Em outro escrito, quando recebeu o prêmio Balzan em 1999, dizia que “embora a população humana possua uma enorme variabilidade genética entre indivíduos, 85% do total da variação ocorre dentro de cada uma das populações, e só 15% as separa. Portanto, não podemos utilizar para a comparação das diferentes populações humanas a mesma medida de distância genética útil para comparar as espécies vivas, para as quais é suficiente um indivíduo de cada espécie”. Em outras palavras, por mais que seja geneticamente e até intuitivamente fácil distinguir as características de duas populações em dois continentes diferentes, não é tão simples fazer isso com dois indivíduos, como pode acontecer com dois cães. Em uma entrevista ao EL PAÍS em 1993, ele foi taxativo: “Podemos falar de população basca, mas nunca de indivíduos de raça basca. As diferenças genéticas não justificam, nem nesse nem em nenhum outro caso, o conceito de raça, e muito menos o racismo”.

Em sua reflexão, adquire muita mais relevância a cultura como motor para justificar as diferenças entre as populações humanas.E à interação entre genética e cultura ele dedica muitos escritos (aqui aqui, por exemplo) explicando que os poucos anos (evolutivamente falando) que a humanidade teve para evoluir desde quando um pequeno grupo de hominídeos deixou a África não seriam suficientes para a evolução de raças diferentes, excetuando-se pequenas diferenças. Entretanto, a cultura – que, ao contrário dos genes, pode ser transmitida também horizontalmente entre indivíduos, e não só verticalmente, de pais para filhos – permite explicar muito mais as inovações e as diferenças.

A divulgação de suas ideias era muito importante para Cavalli Sforza. É o que contava em outra entrevista ao EL PAÍS, em 1998: “Com um pouco mais de tempo, definindo o absolutamente necessário e reduzindo o número de termos científicos ao mínimo necessário, é possível explicar a ciência a todos”. Mas não era um iludido. Também escrevia em Quem Somos?“Pensamos que a ciência é objetiva. A ciência é modelada pela sociedade porque é uma atividade humana produtiva, que exige tempo e dinheiro, pois está guiada e dirigida por essas forças que exercem no mundo o controle sobre o dinheiro e sobre o tempo. As forças sociais e econômicas determinam em grande medida o que a ciência faz e como faz”.

Por::Luca Tancredi Barone
Textos correlatos: