Quem ganha com a política fracassada contra as drogas?

“Falando sério: alguém acredita que a atual política de combate às drogas traz algum benefício que justifique tantas mortes e violência? Se sim, que tal reintroduzir a Lei Seca americana dos anos 1920?”. A questão é colocada por Vera Iaconelli*, em sua coluna na Folha de S.Paulo.

#PraCegoVer: imagem traz ilustração que mostra uma pessoa negra ao chão, de costas, com as mãos algemadas e vestindo uma camiseta verde com a bandeira do Brasil nas costas, e, no segundo plano, um policial fardado que deixa o local, segurando uma pistola de onde sai fumaça; com um fundo branco. Ilustração: Carlos Latuff / D’Incao.

Opinião: Viva o combate às drogas

A pessoa bebe e sai por aí brigando com todo mundo, discutindo com o vizinho, batendo na mulher/marido e nos filhos. Causa acidentes, atropela inocentes. Tem a vida completamente destruída pelo vício. Perde emprego, amigos e família, que não suportam tanto sofrimento.

As doenças do bebedor inveterado custam uma fortuna para o serviço público e o privado:eles morrem de cirrose, perdem as faculdades mentais, têm delírios, se suicidam. O álcool induz a gravidezes indesejadas e filhos desassistidos, uma população inteira de crianças traumatizadas, negligenciadas, que serão um ônus para os demais familiares e para o Estado.

Filhos de gestantes alcoólatras têm síndrome de abstinência ao nascer e têm menos chance de receber cuidados adequados das mães viciadas ao longo da vida. Correm grande risco de se tornarem alcoólatras também.O álcool é um inferno para o indivíduo e para a sociedade.

Que tal combatê-lo usando as atuais políticas contra as drogas? Vejamos como seria.
A primeira coisa a fazer seria proibir terminantemente a produção, a comercialização, o porte e o consumo do álcool.

Se a proibição for desrespeitada, prendemos os portadores, os comerciantes e os produtores. Vamos encher a cadeia com eles.Cadeia neles e, se for necessário, bala na cabecinha.Afinal, as cadeias já estão implodindo de sujeitos que foram presos por sua ligação com outras drogas —quase 30% no geral, 70% no caso das mulheres— e sustentá-los custa uma fortuna ao país.

A alternativa é que sejam eliminados na guerra ao tráfico antes mesmo de criarem ônus para o Estado.O cara se envolve com droga, sai fazendo merda e ainda vamos ter que pagar a vida fácil dele na cadeia?Se as cadeias estiverem apinhadas, com motins periódicos, tanto melhor. Bandido bom é bandido morto, não é mesmo?

Detalhe:o comércio ilegal de drogas movimenta fortunas incalculáveis. Sabemos o problemão que era para o Pablo Escobar esconder a bufunfa que jorrava do tráfico. Ele enterrou tanto dinheiro e em tantos lugares, que até hoje existe caça ao tesouro na Colômbia. Esse rio de dinheiro permite que os meliantes comprem empresas lícitas, comprem políticos, comprem governos.

A disputa por essa fortuna promove a guerra das facções com seus tiroteios a céu aberto. O cidadão fica desprotegido diante do poder paralelo que domina a cidade.

Quem vai nos proteger? Se você mora nos Jardins, no Leblon ou similar, poderá blindar seu carro e contratar uma guarda particular, fazendo do seu lar a filial do Mossad.

Se você mora na periferia, terá a proteção compulsória das milícias a sua disposição.Elas dão um chega para lá nesses traficantes de merda e, de quebra, organizam os serviços necessários para a comunidade, onde o poder público desapareceu: gás, luz, internet, TV a cabo, água, transporte e segurança, claro!

Mas como o traficante de merda ganha muito mais do que o miliciano “vendendo serviços”, o miliciano logo passa ele mesmo a distribuir droga.Por fim, ele compra políticos e fuzila as Marielles que cruzam seu caminho.

Se morrerem mais alguns milhares de cidadãos, policiais e Ágathas, são apenas cadáveres do ofício, pois o que importa mesmo é acabar com esses traficantes de merda.

Falando sério:alguém acredita que a atual política de combate às drogas traz algum benefício que justifique tantas mortes e violência?Se sim, que tal reintroduzir a Lei Seca americana dos anos 1920?

Overdoses de drogas e suicidios reduzem expectativa de vida nos EE.UU

“Estas estatísticas são um sinal de alerta de que estamos perdendo estadounidenses em demasia, muito cedo e com alta frequência. Em ocorrências que poderiam ser prevenidas”

La esperanza de vida se redujo en Estados Unidos entre 2016 y 2017.

Las sobredosis de drogas y los suicidios redujeron la esperanza de vida en Estados Unidos

Las muertes por sobredosis alcanzaron un nuevo récord en 2017, superando los 70.000, mientras que la tasa de suicidios aumentó en un 3,7%, según informa el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los CDC.

El doctor Robert Redfield, director de los CDC, calificó la tendencia de trágica y preocupante.

“Estas estadísticas aleccionadoras son una señal de alerta de que estamos perdiendo a demasiados estadounidenses, demasiado pronto y con demasiada frecuencia, en condiciones que se pueden prevenir”, escribió Redfield en un comunicado.

Tasas generales de mortalidad en Estados Unidos

La estimación de cuánto tiempo una persona nacida en 2017 puede esperar vivir en Estados Unidos es de 78,6 años, una disminución de 0,1 años en comparación con 2016, dicen los estadísticos del Gobierno.

Como es usual, las mujeres viven más que los hombres. Tanto en 2016 como en 2017, la esperanza de vida femenina fue de 81,1 años, mientras que la esperanza de vida masculina se redujo de 76,2 años, en 2016, a 76,1 en 2017.

El número de muertes de residentes registradas en EE.UU. totalizó más de 2,8 millones en 2017, aproximadamente 69.000 más que en 2016, según el informe.Naturalmente, este aumento afecta la tasa de mortalidad general, que se ajusta anualmente para tener en cuenta la edad cambiante de la población general. La tasa aumentó de casi 729 muertes por cada 100.000 personas, en 2016, a casi 732 muertes, en 2017, un aumento de 0,4%.

La mayoría de las razas y grupos étnicos, incluidos hombres negros, hombres hispanos y mujeres hispanas, no observaron cambios significativos en su tasa de mortalidad año tras año.

Sin embargo, las mujeres negras experimentaron una tasa de mortalidad decreciente del 0,8%, en 2017, respecto al año anterior, lo que significa que vivieron un poco más, mientras que la tasa aumentó en un 0,6%, para los hombres blancos, y en un 0,9%, para las mujeres blancas.

Finalmente, las 10 principales causas de muerte en 2017, que representan casi tres cuartas partes de todas las muertes en todo el país, fueron enfermedades cardíacas, cáncer, lesiones no intencionales, enfermedades respiratorias crónicas inferiores, accidentes cerebrovasculares, enfermedad de Alzheimer, diabetes, influenza y neumonía, enfermedades renales y suicidios. Esta sombría “lista de los 10 primeros” se mantuvo sin cambios respecto al año anterior.

Muertes por sobredosis de drogas

Las muertes por sobredosis de drogas entre residentes de EE.UU. totalizaron 70.237, en 2017, casi 6.600 más que en 2016, según un segundo informe del Gobierno. La tasa aumentó alrededor de 6 muertes por sobredosis por 100.000 personas, en 1999, a casi 22 por 100.000, en 2017.

Las tasas han sido consistentemente y significativamente más altas para los hombres que para las mujeres a lo largo de los años, pasando de aproximadamente 8 hombres que murieron de una sobredosis por 100.000, en 1999, a alrededor de 29 hombres por 100.000, en 2017. Entre las mujeres, la tasa aumentó aproximadamente 4 muertes por sobredosis por 100.000, en 1999, a alrededor de 14 por 100.000, en 2017.

Los investigadores encontraron que la edad fue un factor de influencia en estas muertes.

Los adultos entre 25 y 54 años experimentaron las tasas más altas de muertes por sobredosis de drogas en 2017. El grupo de 25 a 34 años tuvo casi 38 muertes por sobredosis por cada 100.000. El grupo de 35 a 44 tuvo 39 por 100.000 y el de 45 a 54 años tenía alrededor de 38 por cada 100.000.

Las personas más jóvenes y mayores murieron por sobredosis con menos frecuencia, indica el informe. Las personas entre 15 y 24 años experimentaron aproximadamente 13 muertes por sobredosis por 100.000; las personas entre 55 y 64 años, 28 por 100.000; y el grupo de personas de 65 años y mayores tuvo alrededor de 7 muertes por cada 100.000.

La tasa de mortalidad por sobredosis de heroína se mantuvo constante en alrededor de 5 muertes por cada 100.000 personas tanto en 2016 como en 2017; dicho esto, es siete veces más alto que en 1999. Por el contrario, las muertes por sobredosis con fentanilo, análogos de fentanilo y otros opioides sintéticos (distintos de la metadona) aumentaron en un 45% entre 2016 y 2017, pasando de aproximadamente 6 muertes por cada 100.000 a 9 por 100.000.

Muertes por suicidio

En la última década, el suicidio se ha clasificado como la décima causa de muerte en Estados Unidos, según revela untercer informe final del Gobierno. Aunque constante, la tasa ha aumentado con el tiempo de alrededor de 10 suicidios por cada 100.000 personas, en 1999, a 14 por cada 100.000, en 2017. Y los suicidios femeninos aumentaron a una tasa más alta que los suicidios masculinos durante este período, aunque cada año mueren más hombres que mujeres por suicidio.

Según datos del Gobierno, las tasas en los condados rurales de Estados Unidos son casi el doble que en los condados urbanos.

“Todos debemos trabajar juntos para revertir esta tendencia y ayudar a garantizar que todos los estadounidenses vivan más tiempo y más saludables”, dijo Redfield en su declaración, sobre la disminución de la esperanza de vida. Añadió que el CDC “está comprometido a poner la ciencia en acción para proteger la salud de Estados Unidos”.

Debra Goldschmidt, de CNN, contribuyó a este informe.

Fonte: CNN