Mulheres heterossexuais tem menos orgasmos do que as lésbicas


 Pesquisa realizada pelo Archives of Sexual Behavior em que foram entrevistadas 52.000 pessoas nos EEUU.

Meg Ryan en la mítica escena de ‘Cuando Harry encontró a Sally” en la que finge un orgasmo en un bar.

La brecha del orgasmo: por qué las mujeres heterosexuales se corren menos

Ante todo, tranquilidad. Tiene solución.

El orgasmo femenino está de moda. Acaparatitulares, conversaciones entre amigas,librosyprogramas de televisión. Está en todas partes, menos en la cama de las mujeres heterosexuales. Los datos están ahí: sólo el 65% de las mujeres hetero llegan al orgasmo habitualmente cuando mantienen relaciones sexuales frente al 95% de los hombres. Mucho menos también que las lesbianas, que consiguen alcanzar el clímax en un 86% de los casos.

Estos datos corresponden aun estudio publicado en Estados Unidosque preguntó a 52.000 encuestados. No es el único que ha puesto de manifiesto esta llamada brecha del orgasmo. En 2018, la marca de preservativos Control publicó su7º Barómetro,que concluía que el 60% de las mujeres tiene problemas para llegar al orgasmo frente al 23% de los hombres.

Esta brecha no puede resumirse en un solo motivo, son unos cuantos y, obviamente, cada persona vive su sexualidad de una manera diferente, pero para la sexóloga y embajadora de Lelo Valérie Tasso hay una razón especialmente importante que tiene que ver con el papel de la mujer en la sociedad. “Nos han educado en un afán por complacer al hombre y hemos recibido la herencia del llamado sexo completo, es decir, preliminares, coito y orgasmo. Es una idea errónea porque el sexo no tiene por qué incluir la penetración”, explica Tasso.

Elena Requena, sexóloga y asesora de parejas, está de acuerdo. “El placer femenino ha sido relegado durante generaciones a expensas del masculino. De hecho, en algunas culturas ha sido mal visto, tachado de algo turbio, sucio o impuro”, cuenta la experta, que cree que tradicionalmente la mujer “se ha visto coartada a la hora de expresar sus deseos y entenderse como ser con capacidad de disfrute”.

El rol secundario de la mujer es una razón de peso, pero el desconocimiento sobre la anatomía femenina, especialmente el clítoris, es “un gran lastre”. Así lo define Tasso, que piensa que este desconocimiento viene “por una falta tanto de educación como de autoexploración”. Si tenemos en cuenta que alrededor del76% de las mujeres necesitan la estimulación de este órganodedicado al placer para alcanzar el clímax, es perfectamente comprensible que no conocerlo tenga como consecuencia esa sequía de orgasmos.

Para la sexóloga francesa este aspecto del sexo es “totalmente diferente” en el caso las mujeres lesbianas porque es “un autodescubrimiento completo de la anatomía”. “Gracias a que cada vez hay más información y a la popularización de algunos juguetes como el succionador de clítoris, las mujeres empiezan a conocer mejor su anatomía, pero sus parejas hetero no lo hacen, o no le dan la importancia necesaria”, sentencia Tasso. Para ella, parte de este problema se podría solucionar mejorando la comunicación en pareja, pero es otra asignatura pendiente:“Se da por hecho lo que le gusta a la otra persona”.

El rol del espectador y el ‘imperativo del gozo’

Para Valérie Tasso, que recibe a decenas de mujeres en su consulta, otro problema añadido a la hora de conseguir una vida sexual plena es el conocido como ‘rol del espectador’, es decir, la autobservación durante el sexo, que es más latente en mujeres heterosexuales. “Si durante el sexo no te sientes guapa o estás más pendiente de tu cuerpo o del aspecto que tienes durante una postura, no estás al 100% centrada en tu placer”, explica la sexóloga, que cuenta que todo deriva del “ideal de belleza de nuestra sociedad”.

Por su parte, Elena Requena hace referencia al mundo hipersexualizado en el que vivimos, en el que se “se mercantiliza todo, incluido el placer, y se nos dicta cómo debemos desear, qué debemos desear y cuándo debemos disfrutar”. La experta señala que es imprescindible “salir un poco de la rueda” para intentar conocer el deseo propio y no el impuesto, algo que va en consonancia con el ‘imperativo del gozo’, otro concepto que explica Tasso.

“Lo introduce el psicoanalista francésJacques Lacany habla de la sociedad que dice que no puedes para de gozar y que tienes que llegar a toda costa. La realidad es que si no tienes un día no tienes un orgasmo, no pasa nada, y si un día vuelves cansado de trabajar y no te apetece tener sexo, tampoco. Hay miedo al fracaso”, sentencia la sexóloga.

Cómo mejorar la vida sexual

Ambas expertas coinciden en un ejercicio fundamental: experimentar con el cuerpo y darle importancia al autoconocimiento. “La aceptación de la propia capacidad de disfrute y de deseo como algo inherente a una misma es clave para poder tener una vida erótica satisfactoria”, explica Requena, que recuerda que “esto es aplicable tanto cuando tenemos pareja como cuando no la tenemos”.

Para Tasso experimentar en solitario es imprescindible, y recomienda a las mujeres que tienen grandes dificultades para llegar al orgasmo que prueben a utilizar juguetes como el succionador de clítoris. “Luego animo a usarlo en pareja, un juguete sólo puede ayudar”, sentencia ante la absurda polémica de que el succionador es un sustituto del hombre.

Y si descubrir lo que gusta es importante, saber expresarlo también. “Al final cada una somos las responsables de nuestro propio placer y eso es algo que debemos tener claro, también a la hora de hacer saber a la otra persona qué deseamos”, cuenta Requena. Tasso destaca la comunicación no tiene que ser necesariamente verbal ni hacerse de forma ortopédica en medio del sexo: “Puedes por ejemplo coger las manos y llevarlas a donde quieres que te toquen”.

La francesa insiste en que ante todo “hay que tener tranquilidad y restarle solemnidad al orgasmo”, mientras que Requena apunta que es importante “conseguir momentos de intimidad tanto en solitario como en una relación”.

El papel del feminismo para reclamar el placer de la mujer

La batalla por la igualdad se ha colado en todos los ámbitos de la vida de las mujeres, también a la hora de vivir más abiertamente su sexualidad. “El feminismo, que ha jugado un papel crucial en este tema, aboga por dar a la mujer la capacidad de desear y sentir en igualdad de condiciones”, cuenta Requena, que piensa que las mujeres deben “hacerse responsables y dueñas de sus deseos”. Para ella lo más importante es tener la capacidad de “decidir qué queremos, cuándo lo queremos y de qué forma”.

Fonte: El HuffPost Life

Por: Uxía Prieto

Textos correlatos:
Contra as mulheres que querem mudar o mundo

O que ocorre no teu corpo durante um toque íntimo. Contaremos tudo

Na escola deveriam ensinar além do funcionamento do corpo, o que ocorre durante o sexo. Isto permitiria entender porque vítimas de abuso sexual podem ter orgasmo e sentem culpa.

¿QUÉ LE PASA A TU CUERPO DURANTE LA CARICIA? TE CONTAMOS TODITO

Seguro te ha pasado que una persona y tú se atraen muchísimo: comienzan esas cosquillitas en la panza que poco a poco se extienden por todo el cuerpo y, si todo sale bien y ambos lo desean, llega La Caricia.
Cool, ¿no? Claro, tener relaciones sexuales es tan natural como comer, pero no sólo es “mete-saca” y sanseacabó.
En nuestro cuerpo ocurren miles de estímulos y reacciones que hacen que coger sea una experiencia increíble.
Y como nadita se escapa de los ojos de la ciencia, hay investigaciones interesantísimas sobre qué ocurre en nuestro cuerpo cuando tenemosrelaciones sexuales.
¿Quién analizó primero el cuerpo humano durante las relaciones sexuales?
A mediados del siglo pasado, William Masters y Virginia Johnson observaron y estudiaron científicamente más de 10,000 actos sexuales para conocer a detalle la reacción fisiológica del cuerpo durante el sexo.
La investigación tuvo un origen curioso: Masters, quien era ginecólogo, le pagaba a trabajadoras sexuales para que le permitieran esconderse en un clóset mientras observaba y registraba todo lo que pudiera de los encuentros que ellas tenían con sus clientes: tiempos de excitación, duración del orgasmo, etc.
Tiempo después, él y Johnson, su entonces asistente, montaron un laboratorio donde lograron medir la respuesta fisiológica de cientos de personas que se masturbaron o tuvieron relaciones sexuales frente a ellos, todo en nombre de la ciencia.
A través de sus investigaciones, Masters y Johnson describieron la llamada “respuesta sexual humana”*, que son las reacciones corporales que ocurren durante la actividad sexual.
Ellos describieron cuatro fases: excitación, meseta, orgasmo y resolución. Tiempo después se le agregaron otras dos que también mencionaré: estímulo sexual efectivo y periodo refractario.
[*Existe otra investigadora importante que también diseñó su propio modelo de respuesta sexual humana, Helen Kaplan, pero por la extensión del texto, no hablaré de su teoría. Quizás después.]
Estímulo sexual efectivo
El estímulo sexual efectivo (ESE) es todo estímulo que produce excitación.
El ESE no aparecía originalmente en el modelo de Masters yJohnson, sino que fue agregado por el mexicano Juan Luis Álvarez-Gayou años después.
Hay de dos tipos: psíquicos, que pueden ser desde ver una persona desnuda, escuchar una canción, o a tus vecinos, o tener una fantasía sexual; y reflexogénicos, que son estimulación directa al cuerpo.
Los reflexogénicos, a su vez, se dividen en dos: exteroceptivos, aquellos que estimulan externamente el cuerpo; e interoceptivos que es por ejemplo, tener una erección en la mañana provocada por nervios que se tocan al tener una vejiga llena.
Hay tantos ESEs como personas en el mundo y su diversidad es inagotable. Al hablar de las cosas que nos excitan, siempre hay que tener en cuenta algo: si algo me prende, existe al menos otra persona en el mundo que también se excitará con lo mismo.
Excitación
La excitación se desata por un ESE y se trata de, básicamente, tu cuerpo poniéndose en disposición de tener actividad sexual.
Las personas con pene tendrán una erección, sus testículos se elevarán hacia el perineo, el escroto se tensará y engrosará.
Las personas con vulva lubricarán, sus clítoris tendrán una erección —porque sí, los clítoris también se erectan—, incrementará el tamaño de sus pechos, los labios mayores se engrosarán, los labios menores se abrirán para exponer la vagina que ahora tendrá un color más oscuro y se habrán alargado sus primeros dos tercios internos y se iniciará la verticalización del útero.
Además de esto, todas las personas experimentarán erección de pezones, aumentarán su presión sanguínea y tendrán una ligera taquicardia.
Algo importante: en los cuerpos con pene, la sangre solo se irradia hacia ese órgano, pero en los cuerpos con clítoris la sangre se irá hacia toda la vulva, lo que hace que muchas mujeres, personas no binarias u hombres trans tarden un poco más en excitarse. O sea: fajen mucho, amigues  El juego previo salva vidas… Y orgasmos.
Meseta
Esta es la etapa del los besos largos, del faje, del sexo oral, de la masturbación, del coito y de todo antes del orgasmo
 Aquí, habrá rubor sexual en el cuerpo —que es un enrojecimiento en la piel de pecho a brazos a rostro que es la señal del cuerpo de, oh sí, hoy hubo suerte—, la respiración se volverá agitada, rápida y profunda, aumentará el diámetro del pene y de las mamas, se incrementará la coloración del glande y de los labios menores (así como su tamaño), se elevarán los testículos y aumentarán de tamaño, el clítoris comenzará a retraerse, el útero continuará su verticalización, la vagina se alargará un poco más, aumentará la lubricación, tu corazón podrá llegar a latir hasta a 175 latidos por minuto y comenzarás a tener contracciones musculares un tanto intensas que se sentirán bien.
Conforme avanza la meseta —y déjenla avanzar, denle chance, ábranle paso, disfruten su existencia—  nos acercamos al momento favorito de toda relación y esto eeeees:
¡Orgasmo (s)!
En el orgasmo habrán fuertes espasmos de grupos musculares, se tendrán alrededor de 40 respiraciones por minuto y la frecuencia cardiaca podrá aumentar hasta 180 latidos por minuto.
Las sensaciones placenteras suelen concentrarse en la zona genital —pene, próstata y vesículas seminales o clítoris, vagina y útero—.
Durante el orgasmo, las gran mayoría de personas con pene eyacularán —aunque es posible separar ambas respuestas, por ejemplo, con orgasmos prostáticos o con sexo tántrico—  y, en algunas ocasiones, también lo harán algunas personas con vulva —aunque la eyaculación no se presenta siempre junto al orgasmo—.
(Si te estás preguntando qué onda con los orgasmos múltiples, sigue leyendo…)
Resolución
La resolución es ese momento post-orgasmo también conocido como “NO ME TOQUES” o “VEN Y ABRÁZAME” o “¿Y si ya nos vamos a dormir?”.
Durante la resolución te relajarás leeeeeentamente durante unos diez o quince minutos.
Tu cuerpo regresará al estado previo a la excitación: el pene y el clítoris perderán su erección, los órganos que se inflamaron soltarán la sangre acumulada, puede que tengas alguna contracción muscular que se sienta rico, posiblemente te den ganas de orinar debido a la vasopresina y puede que te dé algo de sueño, por eso es tan rico dormir después de La Caricia.
Periodo refractario
¿Ubicas cómo después de tener un orgasmo se te van las ganas de seguir cogiendo? Esto es por el periodo refractario, que se refiere al tiempo que tardas en volver a excitarte.
Algo curioso es que para las personas con pene suele ser un poco largo, mientras que para un buen número de personas con vulva el periodo refractario o no existe o es súper corto: de ahí que muchas puedan tener múltiples orgasmos en una sola relación sexual, incluso seguidos.
El periodo refractario varía de persona a persona y de situación a situación y suele aumentar con la edad.
Algunas personas tendrán un periodo refractario mínimo y podrán tener un orgasmo y seguir teniendo relaciones sexuales toda la noche, otras —y me incluyo acá— necesitarán de mucho tiempo de recuperación antes de volver a excitarse, incluso días o semanas.
Debido a la diversidad de los cuerpos y de respuestas, no hay tiempo de espera “normal”. Lo que a ti te funcione está bien.
 
¿Por qué es importante conocer la respuesta sexual humana? 
Porque es una función natural, sorprendente y maravillosa de nuestros cuerpos.
Porque en la escuela nos enseñan sobre el funcionamiento del cuerpo, pero deliberamente se omite el conocimiento que existe sobre lo que nos ocurre durante el sexo.
 
Porque muchas víctimas de abuso sexual sienten culpa por excitarse —e incluso, tener un orgasmo— durante el abuso sin saber que eso sucede porque el cuerpo es cuerpo y está diseñado para responder a estímulos muchas veces sin importar si existe deseo, consentimiento o voluntad.
 
Porque hay personas que viven con la angustia de no sentirse suficientes por no tener tanto deseo como su pareja, cuando podría ser solo cuestión de tener un periodo refractario más largo.
 
Porque hay quien nunca descubre sus estímulos sexuales efectivos y muere sin conocer aquellas cosas que pudieron haber hecho de su vida sexual algo más rico.
 
Porque son nuestros cuerpos y tenemos derecho a conocerlos.
 
Como dijo Paracelso: “Quien no conoce nada, no ama nada”. Conocer a nuestro cuerpo es otra forma de amarlo.